Mejide empieza por M, como Maduro.

Y así, señores, nace el cuñadismo: si Risto se hubiese formado mínimamente en cuestiones de economía sabría varias cosas sobre el socialismo y el comunismo (otro debate sería si Rufián se enmarca en alguna de dichas opciones) y, por extensión, el anti-capitalismo:

– En primer lugar que uno no decide el contexto socio-económico en el que vive ni la coyuntura histórica y, por tanto, todo, prácticamente todo, lo que consuma el señor Rufián estará, probablemente, producido bajo un modelo de producción capitalista en el que un señor, por tener un papel que le hace propietario, se aprovecha de la plusvalía que generan los trabajadores.

– Que da igual si es Zara, iPhone, Samsung, Huawei o la tienda de ropa de la esquina: el precio final del produzco no es proporcional al nivel de contradicción. Comprar un móvil barato no es menos contradictorio: es una imposición del sistema capitalista en tanto que da igual si cuesta 800€ o 100€, el modelo de producción y explotación es el mismo.

– Que en términos económicos nadie se cuestiona el consumo de bienes. No, amigos, nadie pone en tela de juicio que te compres cosas con tu dinero: lo que se pide es que las fábricas de Zara sean propiedad de los trabajadores, no del señor Amancio.

– Que para poder hacer una crítica no es necesario irse al monte. Precisamente, el consumo de determinados bienes aporta una experiencia como consumidor que es perfectamente válida para realizar críticas. Lo contradictorio y peligroso es lo contrario: realizar un consumo acrítico.

Podría seguir, pero para qué, si al final todo el mundo se quedará con el falso “zasca”. Por cierto, Mejide empieza por M, como Maduro.

Mejide empieza por M, como Maduro.

2016.

Toca –como el año pasado– hacer un poco de balance. 2016 ha sido, sin duda alguna, un año interesante, no sólo a nivel personal sino, y yendo a lo que nos atañe, a nivel poético y artístico. No han sido pocas las frustraciones de este año pero, por suerte, han sido superadas por los buenos momentos: el trabajo en Tintas junto a Paula y Llara -que además conseguí hacer llegar a Karmelo C Iribarren, uno de mis referentes- o la firma con Lumen Rosetta para publicar Al doblar la esquina han hecho que este año sirviese, por decirlo de algún modo, de barbecho, de trampolín para coger impulso de cara a futuros proyectos.

He recitado, de nuevo, en Madrid, he conocido a muchas poetas magníficas y me guardo muchas copas en la memoria con personas sin las que, estoy seguro, mi vida tendría mucho menos sentido. Las vías del tren, a veces, son más hogar que el destino.

Por poner una pega, sigo teniendo guardado -a buen recaudo- en un cajón mi espejo aún sin certezas sobre su salida a escena. Supongo que, en cierto sentido, la vida se reduce a esperar… Nunca nos conformamos con el presente.

2016.

Navidad.

Han encendido las luces

y adornado las calles.

 

Los centros comerciales

abrirán el domingo.

 

Se puede, incluso,

patinar sobre hielo

-artificial-

comprar roscón de reyes

-producción en cadena-,

escuchar villancicos

-enlatados-…

 

Ya no se puede, sin embargo,

luchar contra la máquina:

 

lo ha devorado todo:

 

hasta lo único humano

que quedaba.

Navidad.

TINTAS.

Hace unos meses Llara Fuente Corripio, Paula de la Fuente -ambas de Pudh Heartmade- y yo nos pusimos en contacto y empezamos a trabajar en un proyecto ilusionante que, por otra parte, creo que no sería posible de no ser por Annamária Ardelean.

Así pues, fuimos dando forma a una placard formada por sus ilustraciones y algunos de mis textos. El resultado es una auténtica pasada y no puedo sino decir que estoy enormemente orgulloso de haber tenido la posibilidad de trabajar y crear algo tan bonito con dos artistas enormes. Es todo un honor.

¿Queréis haceros con un ejemplar de #Tintas? Las personas de Madrid podréis haceros con uno entre el miércoles y el sábado -más info pronto o por mensaje privado- y las personas de Asturias en las próximas semanas. Mientras tanto, todas podéis participar en el sorteo que he organizado en Twitter.

captura-de-pantalla-2016-11-14-a-las-20-20-07

Mientras tanto, os dejo la portada ¡Nos vemos entre sus páginas!

TINTAS.