2016.

Toca –como el año pasado– hacer un poco de balance. 2016 ha sido, sin duda alguna, un año interesante, no sólo a nivel personal sino, y yendo a lo que nos atañe, a nivel poético y artístico. No han sido pocas las frustraciones de este año pero, por suerte, han sido superadas por los buenos momentos: el trabajo en Tintas junto a Paula y Llara -que además conseguí hacer llegar a Karmelo C Iribarren, uno de mis referentes- o la firma con Lumen Rosetta para publicar Al doblar la esquina han hecho que este año sirviese, por decirlo de algún modo, de barbecho, de trampolín para coger impulso de cara a futuros proyectos.

He recitado, de nuevo, en Madrid, he conocido a muchas poetas magníficas y me guardo muchas copas en la memoria con personas sin las que, estoy seguro, mi vida tendría mucho menos sentido. Las vías del tren, a veces, son más hogar que el destino.

Por poner una pega, sigo teniendo guardado -a buen recaudo- en un cajón mi espejo aún sin certezas sobre su salida a escena. Supongo que, en cierto sentido, la vida se reduce a esperar… Nunca nos conformamos con el presente.

Anuncios
2016.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s