En una tarde calurosa de verano, me descubro pesando en cómo el tiempo ha ido transformando a las mujeres que formaron parte de mi vida. Sus caminos me resultan tan ajenos que, en el fondo, no puedo evitar apenarme.

De la manzana dorada sólo queda ahora acidez en la boca del estómago.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s