ADIÓS, POESÍA.

Asumir la realidad es, de hecho, lo que caracterizaba (o eso pretendía yo) mis últimos poemas. Siguiendo en esa línea toca hacer un paréntesis en nuestra relación, no nos engañemos: no estamos hechos el uno para el otro. No eres tú, soy yo, estoy seguro.

Seguiré con el espejo en el cajón, por si las moscas. Me lo llevaré conmigo a donde toque en su momento -si es que toca algún día-, pero a priori ya está: se terminó. A veces, simplemente, no hay nada que añadir o, si lo hay, prefiero no añadirlo.

Nos leemos, eso sí, en cualquier poema de cualquier otro autor. De eso se trató siempre.

ADIÓS, POESÍA.

LA PLAZA.

Los servicios municipales de limpieza
están regando el suelo de la plaza de abastos.

Hacia la alcantarilla, con el agua marrón de los domingos,
bajan algunas hojas y bragas en oferta dos por uno.

No se escucha la voz de los gitanos,
sólo un desolador terreno sucio,
un campo de batalla:

y yo en el medio.

LA PLAZA.

2016.

Toca –como el año pasado– hacer un poco de balance. 2016 ha sido, sin duda alguna, un año interesante, no sólo a nivel personal sino, y yendo a lo que nos atañe, a nivel poético y artístico. No han sido pocas las frustraciones de este año pero, por suerte, han sido superadas por los buenos momentos: el trabajo en Tintas junto a Paula y Llara -que además conseguí hacer llegar a Karmelo C Iribarren, uno de mis referentes- o la firma con Lumen Rosetta para publicar Al doblar la esquina han hecho que este año sirviese, por decirlo de algún modo, de barbecho, de trampolín para coger impulso de cara a futuros proyectos.

He recitado, de nuevo, en Madrid, he conocido a muchas poetas magníficas y me guardo muchas copas en la memoria con personas sin las que, estoy seguro, mi vida tendría mucho menos sentido. Las vías del tren, a veces, son más hogar que el destino.

Por poner una pega, sigo teniendo guardado -a buen recaudo- en un cajón mi espejo aún sin certezas sobre su salida a escena. Supongo que, en cierto sentido, la vida se reduce a esperar… Nunca nos conformamos con el presente.

2016.